659822950 / 661019573 info@ecocalderas.com

Calefacción con energía solar.

 

Buenas seguidores. Después de varias instalaciones ya realizadas teniendo datos reales y junto a la cantidad de consultas que recibimos sobre dichas instalaciones, vamos a tratar de además de poneros algunos ejemplos y fotografías de casos de éxito a tratar de ayudar a entender el tipo de instalación que, sí, puede ser algo compleja pero cuando está bien planteada, diseñada y ejecutada es un éxito. 

Para entender cómo, cuándo y dónde es rentable una instalación de solar para calefacción y apoyar con pellet, primero hay que tener en cuenta algunas cosas que se escapan a la propia instalación en sí.

 

 

El sistema emisor:

Los sistemas emisores más utilizados hoy en día son o bien radiadores (el más común) o suelo radiante, el más elegido en obra nueva.

Un sistema de radiadores es prácticamente inviable. No imposible, pero entrarían en juego temas más personales que otra cosa o bien una ubicación especial o un proyecto en una zona específica.

Los radiadores necesitan una temperatura de trabajo alta y un caudal agresivo de picos. Por tanto, el aporte solar se reduce a mínimos. Aunque poco, aportar aporta pero más adelante veremos porqué no es recomendable.

El suelo radiante, sin embargo, empieza a ser rentable y en según qué zonas climáticas la rentabilidad o periodo de amortización comienza a ser mayor o menor.

El suelo radiante, si además se compensa con un sistema de gestión por sonda exterior tiene periodos de impulsión bajos en mantenimiento, entre los 25 y los 45. En periodos de primaveras y otoños, hay veces que el aporte se hace bastante mayor. 

Por ejemplo: pongamos que estamos en Octubre, donde hace falta calefacción levemente todavía, pero durante el día el aporte solar es casi como en Septiembre. Aquí es muy rentable ya que estos meses entre medio son la calve del aporte.

Así mismo hay días de invierno donde la temperatura fría no ”molesta” a la irradiación solar y nuestro sistema sigue trabajando a otro rendimiento, pero trabajando.

Una vez que tenemos nuestro suelo radiante, además debemos disponer de un muy buen nivel de aislamiento. El otro 50% de la clave junto a una buena instalación de suelo radiante es el nivel de aislamiento sin duda alguna.

 

 

La mejora de los niveles de aislamiento, parece habérsela tomado en serio la gente. Esto ha venido a causa de las grandes subidas del Gasoil, el Gas y las energías fósiles, así mismo junto a la crisis económica y la cultura nórdica que siempre nos guía en tecnología.

Es triste pero así es España. Parece mentira que hoy empezamos a usar el 25 o el 30 % del nivel de aislamiento que usan en otros países y ya nos creemos ”ecológicos”. Hoy usamos a penas tecnología que ellos usaban hace 15 años. Y hemos tenido que mentalizarnos no por educación o por respeto. Sólo cuándo nos tocan el bolsillo reaccionamos. Eso sí, carnet del club de fútbol tenemos…

Resumiendo: el suelo radiante junto a un nivel de aislamiento bastante bueno, son la primera clave del asunto. Si no vamos a disponer de ello, con total seguridad la inversión nunca será amortizable.

La instalación:

El fabricante de los paneles es fundamental. Existen fabricantes de los comunes y muy conocidos nombre comerciales, que disponen de sistemas con marcado CE pero en realidad son Made in China. Un buen panel solar fabricado en Europa por una empresa que tenga cierta garantía en el tiempo, ronda los 600 – 800 eu PVP.

 

 

Es muy muy importante elegir bien cuando es una inversión porque uno la quiere así. Hay otras instalaciones ”por obligación” de normativa del CTE. Que por cierto el código es obsoleto, paleto y de muy poco criterio pero bueno… Estos fabricantes de calderas conocidas de Gasoil y Gas complementan con paneles ”económicos” sus calderas haciendo sistemas que llaman ”híbridos” que muchos de ellos a los 5 años dejan de funcionar, y en parte debido al poco rendimiento que aportaban tan sólo para ahorrar 20 o 40 eu mensuales durante 5 meses al año, mejor dejarlos rotos. Pero cumplen norma y pasan por alto un código técnico de risa.

Hago hincapié en esto porque necesitamos un periodo largo de amortización, y necesitamos otro periodo largo de aprovechamiento. Si los paneles que vamos a instalar para calefacción no son de un fabricante de alta calidad capaz de trabajar 25 o 30 años sin averías, mejor olvidar.

 

 

El número de paneles y acumulación es imprescindible para que la instalación sea un éxito. El caso como ejemplo que traemos hoy, dispone de dos depósitos de 1000 L con 6 paneles de alto rendimiento de Windhager fabricados en Austria con una captación total de 12,50 m2, y uno de los depósitos con el módulo de producción de ACS Friwa de 30 L/min. 

 

 

En una instalación de ACS normalmente se cubre un 80% de la energía que se necesita al año. En fases del año se cubre el total, en otras fases un altísimo % y en otras fases un % muy bajo o nulo. Pero el global, en una instalación bien enfocada el aporte anual puede llegar hasta el 80%. Pero el factor zona climática afecta de manera drástica a este %.
En una instalación de calefacción se puede cubrir hasta el 50% de la energía demandada. El % varía en función del sistema emisor (suelo, fancoils o radiadores de baja temperatura).
El diseño, montaje calidad de los materiales y accesorios son factores fundamentales para que el % suba pico a pico y convertirse en un sistema eficiente por un largo largo tiempo.

Pin It on Pinterest

Share This