659822950 / 661019573 info@ecocalderas.com

Buenas de nuevo seguidores y nuevos lectores. Voy a enseñaros los tipos de quemadores que existen en el mercado (quitando alguna excepción) y explicar, después de tantos años viendo resultados, porqué estoy enamorado de Windhager y sus quemadores de caída libre. Así que vamos hablar de quemadores, modulación y tanques de inercia una vez más.

Para aclarar y arrojar algo mas de luz al dilema que se enfrentan tantas personas hoy en día sobre si poner depósito de inercia o no, seguimos en nuestra labor de esclarecer los echos, como buen investigador, para que la gente comprenda que la inercia no es una ventaja, es un elemento más de una instalación que aporta un bien o un mal y unas posibilidades, para según qué fabricantes. Pero recuerde: SI ALGUIEN LE DICE QUE CON LA INERCIA SE AHORRA, DESCONFIE PORQUE NO ESTA SIENDO SINCERO!

EL principal problema al que se enfrentan los fabricantes de calderas de biomasa es controlar la combustión. Este punto puede volver locos a ingenieros en fábricas para que la combustión de su caldera tenga un rendimiento real y constante con valores altos, en cualquier fase de su combustión. Para conseguirlo no basta con tener una caldera de primer nivel y ser una marca famosa, crean que hay marcas muy famosas que tienen problemas graves de consumo y combustión, pero no dejan de ser aparatos muy confortables de alta calidad y que ”no dan problemas”, y pasan desapercibidos.

Cual es la parte de una caldera que mas afecta a la modulación y al dilema de uso o no uso de inercia? El quemador! Para ver distintos tipos de quemador y combustión, hemos traído algunas fotos interesantes y sobre cada una explicaremos ventajas y desventajas.

1: Empezamos por el que yo creo que es el peor sistema de combustión y el que mas limita a la hora de diseñar una instalación y quizás comprendamos porqué las calderas con estos quemadores aconsejan u obligan al uso de inercia, el quemador de floración.

Como vemos en la imagen se llama floración o afloración, porque el combustible viene desde abajo y parece brotar de la tierra, como la plantas y las flores. Ya de entrada se puede observar la cantidad de combustible que siempre debe haber en el quemador para que la capa mas externa se queme. No es muy difícil viendo la foto entender que si esa cantidad de combustible no la quemamos a una velocidad aceptable (sin modular la potencia durante mucho tiempo), la llama empieza a bajar, ya que se quema mas de lo que brota. Si la llama llega a meterse en zona peligrosa puede haber atranque y retroceso. Que podemos hacer? Poner un depósito de inercia para obligar al quemador a no bajar nunca o bajar muy poco de cierta potencia donde puede empezar el retroceso. El sistema de floración lo tienen muchos fabricantes y la mayor ventaja es que suelen entregar mucha potencia, de ahí que algunas calderas con el mismo quemador no sean extremadamente buenas modulando pero disponen de potencias bajas (tipo 10, 15 kw) y muy altas sin cambiar nada (hasta 50, 60 o 70 kw). Otra ventaja es la posibilidad de adaptar de forma sencilla la caldera para quemar astillas. La astilla al ser un elemento mas volátil y de poca densidad, es mas fácil de controlar a la hora de modular en estos quemadores. De ahí que todas las calderas de astilla de alta gama van por floración.
Ventajas: 
Para el usuario la alta potencia que puede conseguir cambiando un simple software y abriendo paso de humos, y la posibilidad de quemar astillas o incluso alguna biomasa muy volátil o poco densa. 
Las ventajas para la fábrica son muchas mas, pero la mejor de todas: 1 caldera y hasta 8 o 9 modelos de potencias distintas, por lo que economía a la hora de fabricar es mucha.
Desventajas: 
Para el usuario destaco 4, la primera el consumo (siempre es algo mayor), la segunda la modulación que se ve mermada, la tercera que la combustión no es del 100% y siempre quedan pellets sin quemar del todo y la cuarta y última la pobreza del control de combustión.
2: El siguiente sistema de combustión es mas aceptable en términos de eficacia, pero sigue habiendo riesgo de retrocesos y quizás elevado consumo sobre todo en encendidos y apagados (al igual que la floración anterior), el sistema de quemador de combustión lateral.

Como vemos en la imagen, el sistema es parecido al anterior, aunque ya se aprecia una mejora en dos puntos clave: la cantidad de combustible que debe haber en el quemador disminuye en parte, y el sistema de limpieza si es de verdad un sistema de limpieza de quemador si se quiere, no sólo que el pellet nuevo empuja al viejo y lo llamamos limpieza automática. Por tanto esto ya nos aporta algunas mejoras en la modulación pero sobre todo tiene mas seguridad, mejor mecanismo o posibilidad de instalarlo de limpieza automática y habría que ver bien si el control de combustión mejora, pero podría ser que si. Suelen también usar foto células que a veces según el diseño son fáciles de limpiar para controlar si hay llama.
Ventajas:
Para el usuario la alta potencia que puede conseguir también, cambiando un simple software y abriendo paso de humos, y la posibilidad de quemar astillas, biomasas con cierta humedad y biomasas muy volátiles o poco densas. La capacidad de ser policombustibles diría yo que es la mejor.
Las ventajas para la fábrica son muchas también, pero la mejor de todas: los quemadores suelen ser de quita y pon de forma muy muy sencilla, lo que para usuarios y profesionales suaviza el trabajo de limpieza del mismo, pero esto depende del diseño (todos conocemos ya a una marca Española con quemador lateral que anuncia a bombo y platillo una caldera ”automática” y que se necesita 1 hora semanal sólo para sacar el quemador de la caldera…).
Desventajas:
Muy parecidas al sistema de floración citado antes, pero destaco sólo 3, la primera el consumo (siempre es algo mayor), la segunda que la combustión no es del 100% y siempre quedan biomasas sin quemar del todo y la tercera última la pobreza del control de combustión y la necesidad de limpiar foto células.

3: El quemador por caída libre y sus diferentes versiones. En la imagen se ve que el pellet cae desde una altura hacia el quemador, de ahí el nombre. Desde luego la modulación tiene su mayor efecto cuando eres capaz de controlar la cantidad de combustible que tienes en un quemador. Es la calve del asunto. Teniendo la cantidad justa y sabiendo la caldera mediante la calibración los gramos exactos que tira sobre la llama, es donde la modulación llega a su punto álgido, su climax, donde sin miedo y preocupaciones cualquier fabricante puede modular a su antojo. Es mi sistema favorito desde luego sobre todo la tercera versión que os muestro mejorada por Windhager. Lo llevan también casi todas las estufas de pellet y algunos fabricantes mas. Es porque técnicamente es el mejor sistema para quemar pellet controlando cantidad y poder modular de verdad (que no astillas u otros tipos de biomasas).

En la primera imagen vemos dos tipos distintos. 
El primero es el de suelo basculante donde el sistema de limpieza no puede activarse en plena combustión para eliminar cenizas pero cuando se activa, se activa de verdad ya que baja por completo dejando caer todo abajo. Tiene la pequeña desventaja que cada X horas para absolutamente la combustión para realizar su limpieza y algunos suelen ser algo ruidosos ya que al subir golpean para arrancar inquemados e incrustantes. 
El segundo es el quemador de taza o cazoleta que no dispone de limpieza automática física, aunque si algunos disponen de software que imprime cada X minutos una corriente de aire desde el primario durante X segundos muy fuerte que ”saca” los restos que va produciendo la combustión. Es el sistema que traen las estufas de pellet por ejemplo de Edilkamin, donde podemos ajustar minutos de frecuencia y duración de la misma según la calidad del pellet. No es 100% fiable ya que si ponemos un pellet que resulta no ser de la calidad prometida (muy común en España), se puede formar costra que se vicia en un circulo donde al final después de varias horas de combustión la costra no deja trabajar al sistema de limpieza e incluso puede haber un exceso de brasas en el quemador que alcanza temperaturas demasiado altas y desformar la rejilla o base del quemador. De ahí que todos aconsejas limpiezas casi diarias. Este sistema es muy eficiente con pellet de primera calidad aunque siempre requiere mantenimiento semanal ya que se cuela ceniza debajo y el primario se ve obstruido y la combustión empobrece.
Para terminar en la última imagen os enseño la tecnología en estado puro donde un quemador con primario y secundario, control de combustión y un diseño inteligente también para uso ocasional con pellet de calidad regular, llega a modular en la máxima expresión manteniendo un sistema de limpieza que aún hoy como técnico me sigue asombrando. 

La salida del aire primario es independiente, y está diseñada de forma que no puedan entrar cenizas en ella. Sale por el centro, en ese tubo que vemos en la imagen por la izquierda del quemador y desemboca en la bola del primario que está rodeada de llama. 

Después mas arriba se aprecian agujeros por donde esta el secundario. Este aire viene por el segundo tubo que se aprecia por la izquierda mas arriba. El quemador dispone de dos capas y entre medio se precalienta el aire secundario antes de salir por los agujeros y convertirse en llamas. Es tecnología pura que permite disponer de todo el suelo del quemador para un sistema de limpieza eficaz y constante. Son unas parrillas circulares cortantes que trabajan de forma continua. Cada 6 – 10 horas la máquina para para activar al máximo dicho sistema. Cuando se abren dejan caer al sistema de retirada y compresión los restos de combustión. Si algo quedara entre medias se corta y destruye al cerrar para volver a abrir y dejar caer de nuevo. Sin duda, junto al control de combustión por cálculo de calorías emitidas que dispone, el sistema de Windhager es espectacular y ultra desarrollado. 

Ventajas:
Para el usuario la seguridad, la modulación REAL, el sistema de limpieza si se dispone por debajo totalmente eficaz, el consumo, el control de combustión 100% y por supuesto la eficiencia en cualquier potencia por tanto dan unos niveles óptimos en rendimiento estacional (resumen global de un año, no de cuando se mide en la puesta en marcha).
Las ventajas para la fábrica son muchas también, pero la mejor de todas: los quemadores suelen ser ultra seguros. Disponer de software específicos y de mejora de rendimiento por cada aparato, constante mejora del sistema de control de combustión, diferenciarse de su competencia por no usar inercia y ganar competiciones en consumo sin ella. Rendimientos estacionales inmejorables y por ejemplo, hoy, muchas fábricas de alto nivel se ven ”agobiadas” por la nueva norma Europea de emisiones… y no digo mas. 
Desventajas:

Para el usuario realmente ninguna, sólo que el quizás el precio sea algo mayor ya que el mecanismo de combustión está mas estudiado y dispone de mas material.
Para la fábrica el coste y la complejidad de fabricar una caldera por cada potencia, personalizando cada kw emitido. Supone un coste mayor pero una eficiencia y versatilidad mucho mejor sobre todo en cambios de normativa como está ocurriendo hoy.

Como decía aún hoy después de trabajar años con el, sigue siendo deslumbrante y para demostrarlo y como prueba os voy a dejar unas fotos de un usuario que me preguntaba por whatsaap si sería hora de limpiarla…

Digamos que si, pero como seguía quemando y no fallaba…



Como debería estar….

Como estaba,… con una altura de unos 45 cm de cenizas… sólo una BioWIN sabe/puede hacer esto.

Saludos.